Zdenac - Pokret Misionara Milosrđa - Meditaciones bíblicas

En la soledad - allí nos encontraremos con Él, y su oración nos traerá la paz y el descanso del alma y del cuerpo, y nos dará fuerzas para una nueva acción. En la soledad, en Dios, encontrarte a ti mismo, permanecer en la paz con Él, y eliminar todo lo que le desgarra el corazón a un hombre. ¡Escuchemos a Jesús!

Vivimos en un mundo que quiere estar a la altura de sus demandas y crear leyes que se adapten a él. Nosotros sabemos qué Ley es la correcta; proclamémosla a quienes deseen obedecerla. Nuestra Ley por la que queremos vivir es la ley de Dios, inscrita en lo profundo de nuestra conciencia, dada y revelada en la Palabra de Dios.

Abramos nuestro corazón, busquémoslo, maravillémonos de Él - no lo rechacemos. Sigamos el camino por el cual Dios nos lleva, en él nos encontraremos con la gente que no nos esperan, pero que nos recibirán y aceptarán. Miembros de Zdenac - para que la Palabra de Dios no sea en vano - escuchemos, dejemos que la Palabra encuentre su camino.

Jesús, la misión que nos encomendaste, nos envía a casas y lugares donde la gente se "cuela" con la esperanza de salvarse de algo, de todo y de alguien. Nuestro tiempo rezuma la búsqueda de lo mejor, lo más fácil, lo mágico. Hay mucha demanda y oferta de diferentes espiritualidades y ayudas. La fe está en alas de las emociones y las sensaciones. Despierta en nosotros una fe abnegada, obediente, probada y limpia de todos los venenos diabólicos, presentes en lo lógico, común, moderno, permitido y aprendido… 

Miembros de Zdenac, sentimos en nosotros mismos Dios vivo, que nunca nos abandona, que respira en nosotros y nos da valor para superar todas las adversidades. Afrontemos las adversidades de la vida con la fe, la esperanza y el amor.

El deseo de todos nosotros es estar con Dios, mirar a Dios. Nuestro viaje aquí está marcado por la fe, la esperanza y el amor. Nuestra vida terrenal es muy importante; aunque pequeña e imperceptible, a través de ella entraremos al Reino de Dios.

Los elegidos de Jesús, y todos nosotros, estamos constantemente librando guerras internas y externas. Satanás nos ataca a través de lo temporal, creado, transitorio que está en nosotros y alrededor de nosotros. Es una guerra santa que no podemos librar solos, con nuestro entendimiento humano y nuestras fuerzas. 

Miembros de Zdenac, estificamos con nuestras vidas aquello que aceptamos por la fe. El deseo de Jesús es que nosotros, sus discípulos, nos encontremos por Él y en Él; para que estemos juntos, para que oremos; para que recordemos sus palabras; para que podamos mostrarnos los unos a los otros actos de amor; para que estemos unidos con Él y así unidos a Cristo, y nos volvamos a dispersarnos por el mundo, y traigamos a otra gente a Dios, y les presentemos el amor y la presencia de Dios.

Seamos gente espiritual aunque todavía pequemos. Que la fe verdadera y plena en Dios el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo inspire nuestra vida, para que perseveremos en el Amor de Dios.