XII. Domingo Ordinario

Primera lectura

Lectura del libro de Job (38,1.8-11):

El Señor habló a Job desde la tormenta: «¿Quién cerró el mar con una puerta, cuando salía impetuoso del seno materno, cuando le puse nubes por mantillas y nieblas por pañales, cuando le impuse un límite con puertas y cerrojos, y le dije: "Hasta aquí llegarás y no pasarás; aquí se romperá la arrogancia de tus olas"?»
Palabra de Dios.

 

Salmo

Salmo responsorial Sal 106,23-24.25-26.28-29.30-31
R/. Dad gracias al Señor, porque es eterna su misericordia

Entraron en naves por el mar,
comerciando por las aguas inmensas.
Contemplaron las obras de Dios,
sus maravillas en el océano. R/.

Él habló y levantó un viento tormentoso,
que alzaba las olas a lo alto;
subían al cielo, bajaban al abismo,
el estómago revuelto por el marco. R/.

Pero gritaron al Señor en su angustia,
y los arrancó de la tribulación.
Apaciguó la tormenta en suave brisa,
y enmudecieron las olas del mar. R/.

Se alegraron de aquella bonanza,
y él los condujo al ansiado puerto.
en gracias al Señor por su misericordia,
por las maravillas que hace con los hombres. R/.

 

Segunda lectura

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios (5,14-17):

Nos apremia el amor de Cristo, al considerar que, si uno murió por todos, todos murieron. Cristo murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió y resucitó por ellos. Por tanto, no valoramos a nadie según la carne. Si alguna vez juzgamos a Cristo según la carne, ahora ya no. El que es de Cristo es una criatura nueva. Lo antiguo ha pasado, lo nuevo ha comenzado.
Palabra de Dios.

 

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Marcos (4,35-40):

Un día, al atardecer, dijo Jesús a sus discípulos: «Vamos a la otra orilla.»
Dejando a la gente, se lo llevaron en barca, como estaba; otras barcas lo acompañaban. Se levantó un fuerte huracán, y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de agua. Él estaba a popa, dormido sobre un almohadón.
Lo despertaron, diciéndole: «Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?»
Se puso en pie, increpó al viento y dijo al lago: «¡Silencio, cállate!»
El viento cesó y vino una gran calma.
Él les dijo: «¿Por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe?»
Se quedaron espantados y se decían unos a otros: «¿Pero quién es éste? ¡Hasta el viento ylaaguas le obedecen!»
Palabra del Señor.

 

Consideración

 

El mar - algo magnífico, enorme, fuerte, indomable, impredecible, fuerte. Y, sin embargo, cada mar tiene su acantilado y su orilla.

 

Miembros de Zdenac, con esta comparación, Dios quiere decirnos qué pequeño e insignificante a los ojos de Dios es incluso aquello que a nosotros nos parece grande, y demasiado grande. Así ocurre con todo en la tierra. Todo pasa. No hay nada fuera de Dios que sea poderoso, grande, duradero y eterno.

 

¿Estamos corriendo tras los bienes terrenales? ¿Estamos perdiendo valores verdaderos? ¿Estamos perdiendo a Dios en nuestras vidas? ¿Trabajo, éxito, fracaso, persecuciones..?

 

Los infieles se desesperan, y los que creen reconocen la mano de Dios. ¿Dónde estoy yo?

 

Estoy corriendo tras los avances terrenales, tras la fama y el éxito, violento como una ola del mar. Olvidé tanto a Dios, como a la oración y a mi rostro humano. Un vacío. De repente todo parece miserable, pequeño, fútil. Y entonces escucho una voz que dice: "Detente".

 

Y cuando me „golpea“ más fuerte, Dios me cura. Dios me levanta.

 

Dios está conmigo.

 

Dios no duerme, pero no consuela falsamente. No hace milagros para saltarse las dificultades. No elimina las dificultades, sino nos da fuerza para enfrentar el mal y las dificultades.

 

Miembros de Zdenac, sentimos en nosotros mismos Dios vivo, que nunca nos abandona, que respira en nosotros y nos da valor para superar todas las adversidades. Afrontemos las adversidades de la vida con la fe, la esperanza y el amor.

 

La fe, la esperanza y el amor trascienden nuestro entendimiento; son de Dios y nos dan el sentido a la vida - una vida significativa y más fuerte.

 

Y Jesús aceptó sin temor todos los males del mundo para restaurar la confianza del hombre en sí mismo y la fe en Dios.

N. M.

 

Para el crecimiento espiritual de los miembros de Zdenac

 

Este domingo celebramos el cumpleaños de Juan Bautista. También hay otras lecturas regulares para este domingo, pero nosotros tomaremos lecturas de la Misa que hablan de Juan en la perspectiva del plan de Dios de "levantar las tribus de Jacob" y llevar la salvación "hasta los confines de la tierra" (Isaíah 49,6). El fin de la tierra se refería a todas las demás naciones que no eran israelitas. Como Zdenac, reconocemos nuestra misión en estas palabras, porque nuestra esencia es la luz de Dios y traer la salvación a nuestro propio pueblo y a todos los continentes.

 

Juan nació de padres ancianos, por la voluntad de Dios. El profeta Isaías habla de él en la primera lectura de la Misa. Describe las características de Juan y cómo sirve con ellas a Yahweh. Habla de su misión, su la tarea dentro de las tribus de Jacob y el pueblo de Dios Israel. Lo exalta de su siervo a ser "la luz para las naciones". Juan es glorificado a los ojos de su Dios.

 

La segunda lectura, de Hechos de los Apóstoles, cita las palabras de Juan a las personas que acudieron al Jordán para escucharlo y bautizarlo: “Yo no soy lo que ustedes piensan; pero después de mí viene uno a quien yo ni siquiera merezco desatarle las sandalias de los pies.“ (Hechos 13:25). Él, a quien Dios ha gloroficado, se ve a sí mismo como menos que un siervo de Jesucristo, el Hijo de María. Los sirvientes de esa época, entre otras cosas, a sus amos les quitaban los zapatos y les lavaron los pies. Juan el Bautista ni siquiera se considera digno de hacerle eso a Jesús.

 

Mirando a través de los ojos de la gente alrededor de Juan y Jesús, Juan era mucho más popular y más grande que Jesús. Porque cuando Juan fue encarcelado, sólo entonces apareció Jesús como maestro y predicador del Reino de Dios. Juan mira a Jesús a través de los ojos de la fe que aprendió de su madre Isabel y su padre Zacarías. Ellos estudiaron las profecías; tuvieron la experiencia de Dios actuando en su propia familia. El mismo Juan nació por el poder de la promesa de Dios, y su madre le contó que se deleitó en su vientre cuando María le visitó después de la concepción de Jesús. La fe de Juan se basaba en el conocimiento y el relato que recibió en su familia.

 

Esto nos muestra la importancia de hablar con los padres, los ancianos en la casa, con los abuelos, sobre los eventos que sucedieron antes de que nosotros estabamos allí. Sobre los eventos que acompañaron nuestra venida al mundo. Las palabras de Isaías de la primera lectura se pueden aplicar a cada uno de nosotros y a todo ser humano.

 

La corona de la santidad está en la humildad construida sobre la convicción: "Yo no soy el grande que ustedes piensan que soy". Dios es grande y está oculto a los ojos de la tierra, pero ciertamente está PRESENTE, ENCARNADO, en cada persona. Yo soy digno de ser su siervo (de Dios en las personas) pero por la gracia de Dios soy enviado para preparar su camino hacia Dios y la gente.

 

Este es el fundamento de la fe en nuestro llamado que viene de Dios para servirle en y a través del Zdenac, en todas las situaciones y necesidades dentro de nuestra comunidad y las personas a las que somos enviados. Sigamos repitiendo en nuestro corazón: "Señor, déjame mirarte con los ojos de la fe en todas las situaciones y en todas las personas".

 

Ejercicio:

 

1. Primera lectura: insertemos nuestro nombre y el nombre del Pozo de la Misericordia en todos los lugares donde sea posible. P.ej. Yahweh me llamó N.N. y llamó el Pozo de la Misericordia... 2. Luego lo leemos lentamente dos veces.

3. Repetimos la lectura con los nombres insertados todos los días.

 

El Espíritu Santo actuará proféticamente en nosotros individualmente, y en nosotros como la comunidad de Zdenac.

Hna. Ljilja Lončar

{lang hr}Kako bi vam omogućili bolje korisničko iskustvo, ova stranica pohranjuje kolačiće (cookies). Nastavkom pregledavanja stranice slažete se sa korištenjem kolačića.{/lang}{lang en}This site uses cookies. By continuing to browse the site you are agreeing to our use of cookies.{/lang}{lang es}Este sitio utiliza cookies. Al continuar navegar por el sitio, usted acepta el uso de cookies.{/lang}