XIII. Domingo Ordinario

Primera lectura

Lectura del libro de la Sabiduría (1,13-15;2,23-24):

Dios no hizo la muerte ni goza destruyendo los vivientes. Todo lo creó para que subsistiera; las criaturas del mundo son saludables: no hay en ellas veneno de muerte, ni el abismo impera en la tierra. Porque la justicia es inmortal. Dios creó al hombre para la inmortalidad y lo hizo a imagen de su propio ser; pero la muerte entró en el mundo por la envidia del diablo; y los de su partido pasarán por ella.
Palabra de Dios.

 

Salmo

Salmo responsorial 29
R/.
 Te ensalzaré, Señor, porque me has librado

Te ensalzaré, Señor, porque me has librado
y no has dejado que mis enemigos se rían de mí.
Señor, sacaste mi vida del abismo,
me hiciste revivir cuando bajaba a la fosa. R/.

Tañed para el Señor, fieles suyos,
dad gracias a su nombre santo;
su cólera dura un instante;
su bondad, de por vida;
al atardecer nos visita el llanto;
por la mañana, el júbilo. R/.

Escucha, Señor, y ten piedad de mí;
Señor, socórreme.
Cambiaste mi luto en danzas.
Señor, Dios mío, te daré gracias por siempre. R/.

 

Segunda lectura

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios (8,7.9.13-15):

Ya que sobresalís en todo: en la fe, en la palabra, en el conocimiento, en el empeño y en el cariño que nos tenéis, distinguíos también ahora por vuestra generosidad. Porque ya sabéis lo generoso que fue nuestro Señor Jesucristo: siendo rico, se hizo pobre por vosotros para enriqueceros con su pobreza. Pues no se trata de aliviar a otros, pasando vosotros estrecheces; se trata de igualar. En el momento actual, vuestra abundancia remedia la falta que ellos tienen; y un día, la abundancia de ellos remediará vuestra falta; así habrá igualdad. Es lo que dice la Escritura: «Al que recogía mucho no le sobraba; y al que recogía poco no le faltaba.»
Palabra de Dios.

 

Evangelio

Lectura del santo Evangelio según san Marcos (5,21-43):

En aquel tiempo Jesús atravesó de nuevo a la otra orilla, se le reunió mucha gente a su alrededor, y se quedó junto al lago.
Se acercó un jefe de la sinagoga, que se llamaba Jairo, y al verlo se echó a sus pies, rogándole con insistencia: «Mi niña está en las últimas; ven, pon las manos sobre ella, para que se cure y viva.»
Jesús se fue con él, acompañado de mucha gente que lo apretujaba. Había una mujer que padecía flujos de sangre desde hacía doce años. Muchos médicos la habían sometido a toda clase de tratamientos y se había gastado en eso toda, su fortuna; pero en vez de mejorar, se había puesto peor. Oyó hablar de Jesús y, acercándose por detrás, entre la gente, le tocó el manto, pensando que con sólo tocarle el vestido, curaría. Inmediatamente se secó la fuente de sus hemorragias y notó que su cuerpo estaba curado.
Jesús, notando que, había salido fuerza de él, se volvió en seguida, en medio le la gente, preguntando: «¿Quién me ha tocado el manto?»
Los discípulos le contestaron: «Ves como te apretuja la gente y preguntas: "¿quién me ha tocado?"»
Él seguía mirando alrededor, para ver quién había sido. La mujer se acercó asustada y temblorosa, al comprender lo que había pasado, se le echó a los pies y le confesó todo.
Él le dijo: «Hija, tu fe te ha curado. Vete en paz y con salud.»
Todavía estaba hablando, cuando llegaron de casa del jefe de la sinagoga para decirle: «Tu hija se ha muerto. ¿Para qué molestar más al maestro?»
Jesús alcanzó a oír lo que hablaban y le dijo al jefe de la sinagoga: «No temas; basta que tengas fe.»
No permitió que lo acompañara nadie, más que Pedro, Santiago y Juan, el hermano de Santiago. Llegaron a casa del jefe de la sinagoga y encontró el alboroto de los que lloraban y se lamentaban a gritos.
Entró y les dijo: «¿Qué estrépito y qué lloros son éstos? La niña no está muerta, está dormida.»
Se reían de él. Pero él los echó fuera a todos, y con el padre y la madre de la niña y sus acompañantes entró donde estaba la niña, la cogió de la mano y le dijo: «Talitha qumi (que significa: contigo hablo, niña, levántate).»
La niña se puso en pie inmediatamente y echó a andar –tenía doce años–. Y se quedaron viendo visiones. Les insistió en que nadie se enterase; y les dijo que dieran de comer a la niña.
Palabra del Señor.

 

Consideración

 

El mayor anhelo humano es vivir - vivir para siempre. Las lecturas de hoy nos hablan del poder de la creación de Dios, de la vida y la muerte. La Palabra de Dios encarnada en Jesucristo despierta en nosotros nuevas esperanzas y nuevas fuerzas de la vida.

 

Nuestro Dios es el Dios de los vivos y en Él todos viven. Nuestra fe en el poder de la vida - que es más fuerte que la muerte - se basa en el hecho de la resurrección de Jesús.

 

En la primera lectura, el sabio nos habla de Dios que creó al hombre para la vida, para la incorruptibilidad, para la inmortalidad. Ese es el plan de Dios para nosotros. No podemos ignorar la realidad de que la muerte está presente en nuestras vidas al igual que la vida.

 

Creemos que la muerte es solo la transición a una nueva vida. Nuestra fe abre otra visión de la vida. La muerte es una transición y la introducción al encuentro directo con Dios. Es la entrada a la vida que llamamos la vida de creyente, la vida de comunión personal con Dios.

 

Miembros de Zdenac, como nos enseña el libro de la Sabiduría, "seamos sabios". Y ser sabios significa: buscamos a Dios y evitamos el pecado.

 

"Amen la justicia, tengan buena idea del Señor y búsquenlo con corazón sincero."

(Sabiduría 1, 1)

 

El apóstol Pablo habla a su comunidad sobre la recogida de limosnas, que tiene un significado más amplio: el servicio, la comunión del Espíritu, el trabajo conjunto, la generosidad y - con mayor frecuencia - la gracia o la gracia de la comunión. No se trata solo de recaudar dinero. Es el regalo de lo que uno ha recibido.

 

Pablo pide a su comunidad: “ Ya que sobresalís en todo: en la fe, en la palabra, en el conocimiento, en el empeño y en el cariño que nos tenéis, distinguíos también ahora por vuestra generosidad."

 

Miembros de Zdenac, a qué estamos esperando. Sirvamos, estemos en la comunión del Espíritu, distinguámonos en la generosidad, en las buenas obras comunes, en la fe, el conocimiento, el amor por todo ser humano. Les llevemos a Cristo, para que - tanto ellos como nosotros - podamos vivir una vida en la plenitud.

 

Cristo nos ha dado un ejemplo que queremos seguir; y los más pobres pueden dar su riqueza espiritual: la oración, bendición, gratitud...

 

El evangelio de hoy nos deleita con las obras de Jesús. Jesús es más fuerte que la muerte, retratado en su humanidad, temperamental; una multitud enorme lo rodea... Jesús tiene tiempo para ellos / para nosotros, los ama a todos / a nosotros, ayuda a todos.

 

El Padre ora humildemente y cree en Jesús; una mujer de fe firme toca a Jesús.

 

Miembros de Zdenac, nosotros también podemos tocar a Jesús en la realidad - invisible a nosotros - del Espíritu.

 

¡Creámos! La fe nos da la oportunidad de llegar a Jesús siempre y en todo lugar. Hacemos eso por la fe en cada una de nuestras santas misas, así como en la oración, cuando nos dirigimos a Él con el corazón de la fe.

 

La tarea de todos nosotros es ser como el maná en el desierto, el pan para la vida del mundo, para toda la gente.

 

Señor, fortalece nuestra fe: que, se convierte en el signo de tu cercanía a todas las personas, por el testimonio de la vida y las obras de amor.

N. M.

 

 

Para el crecimiento espiritual de los miembros de Zdenac

 

En la primera lectura, el santo escritor declara la realización de la visión de Dios del mundo y del hombre.

 

Dios todo lo creó para que subsistiera; las criaturas del mundo son saludables: no hay en ellas veneno de muerte, ni el abismo impera en la tierra. Porque la justicia es inmortal. Dios creó al hombre para la inmortalidad y lo hizo a imagen de su propio ser.

 

El Evangelio trae dos eventos donde Jesús restaura el plan original con la gente: estar sano y vivir. Una mujer, enferma de sangrado y empobrecida en busca de la cura, solo piensa en una cosa: tocar el manto de Jesús. Silenciosamente y sin ser vista, se cuela entre la multitud y lo toca, con muchas otras manos tocando el mismo manto. Su mano es llevada por la fe y clama por ser salvada de la muerte. La mano de la fe que sacó el poder de Jesús, el mismo poder con el que Dios creó al hombre para la incorruptibilidad y la inmortalidad.

 

En la casa del jefe de la sinagoga, Jesús roba a su creación de la muerte. Devuelve la vida a la hija muerta, confiando en la fe y la obediencia de su padre.

 

En la primera lectura también se describe la realización de la visión del diablo.

 

Y con la envidia del diablo, la muerte entró en el mundo; y pasarán por ella quienes pertenecen a él.

 

La gente presente en la casa del jefe de sinagoga lloraron, se lamentaron, y algunos incluso se burlaron de las palabras de Jesús - de que la niña solo estaba durmiendo y no había muerto. En ellos no había lugar para la novedad de Dios. Eran creyentes, pero su fe no revivió. Inconscientemente, eran partícipes de la realización de la muerte que Satanás sembró entre los hombres a través del pecado.

 

Jesús, la misión que nos encomendaste, nos envía a casas y lugares donde la gente se "cuela" con la esperanza de salvarse de algo, de todo y de alguien. Nuestro tiempo rezuma la búsqueda de lo mejor, lo más fácil, lo mágico. Hay mucha demanda y oferta de diferentes espiritualidades y ayudas. La fe está en alas de las emociones y las sensaciones. Despierta en nosotros una fe abnegada, obediente, probada y limpia de todos los venenos diabólicos, presentes en lo lógico, común, moderno, permitido y aprendido… Que nuestra fe sea verdadera y justa en la igualdad entre los que somos partícipes de tu Zdenac (Pozo de misericordia). Que nuestra fe en Ti nos priva de todo lo humano que nos separa de Ti cuando nos encontramos contigo en las circunstancias cuestionabes de nuestra propia vida y la de los demás.

 

Glorifícate por la fe de tu Zdenac y de cada miembro suyo. Que seamos Tu manto que, por el poder del Espíritu Santo, devuelva a Tus amados hijos la vida en plenitud, que fluye hacia la vida sin muerte. Para ser Tu palabra "talita qum", te ordeno LEVANTARTE A LA VIDA EN DIOS. Que Tú, en nosotros y por nosotros, seas todo en todos.

 

Te glorificaré, oh Jehová, porque me has exaltado,

Y no permitiste que mis enemigos se alegraran de mí.

Hna. Ljilja Lončar

{lang hr}Kako bi vam omogućili bolje korisničko iskustvo, ova stranica pohranjuje kolačiće (cookies). Nastavkom pregledavanja stranice slažete se sa korištenjem kolačića.{/lang}{lang en}This site uses cookies. By continuing to browse the site you are agreeing to our use of cookies.{/lang}{lang es}Este sitio utiliza cookies. Al continuar navegar por el sitio, usted acepta el uso de cookies.{/lang}