XV. Domingo Ordinario

Primera lectura

Lectura de la profecía de Amós (7,12-15):

En aquellos días, dijo Amasías, sacerdote de Casa-de-Dios, a Amós: «Vidente, vete y refúgiate en tierra de Judá; come allí tu pan y profetiza allí. No vuelvas a profetizar en Casa-de-Dios, porque es el santuario real, el templo del país.»
Respondió Amós: «No soy profeta ni hijo de profeta, sino pastor y cultivador de higos. El Señor me sacó de junto al rebaño y me dijo: "Ve y profetiza a mi pueblo de Israel."»

Palabra de Dios

Salmo

Sal 84

R/. Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación

Voy a escuchar lo que dice el Señor:
«Dios anuncia la paz a su pueblo y a sus amigos.»
La salvación está ya cerca de sus fieles,
y la gloria habitará en nuestra tierra. R/.

La misericordia y la fidelidad se encuentran,
la justicia y la paz se besan;
la fidelidad brota de la tierra,
y la justicia mira desde el cielo. R/.

El Señor nos dará lluvia,
y nuestra tierra dará su fruto.
La justicia marchará ante él,
la salvación seguirá sus pasos. R/.

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios (1,3-14):

Bendito sea Dios, Padre nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales. Él nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo, para que fuésemos santos e irreprochables ante él por el amor. Él nos ha destinado en la persona de Cristo, por pura iniciativa suya, a ser sus hijos, para que la gloria de su gracia, que tan generosamente nos ha concedido en su querido Hijo, redunde en alabanza suya. Por este Hijo, por su sangre, hemos recibido la redención, el perdón de los pecados. El tesoro de su gracia, sabiduría y prudencia ha sido un derroche para con nosotros, dándonos a conocer el misterio de su voluntad. Éste es el plan que había proyectado realizar por Cristo cuando llegase el momento culminante: recapitular en Cristo todas las cosas del cielo y de la tierra.
Por su medio hemos heredado también nosotros. A esto estábamos destinados por decisión del que hace todo según su voluntad. Y así, nosotros, los que ya esperábamos en Cristo, seremos alabanza de su gloria. Y también vosotros, que habéis escuchado la palabra de verdad, el Evangelio de vuestra salvación, en el que creísteis, habéis sido marcados por Cristo con el Espíritu Santo prometido, el cual es prenda de nuestra herencia, para liberación de su propiedad, para alabanza de su gloria.

Palabra de Dios

Evangelio

Save

Lectura del santo evangelio según san Marcos (6,7-13):

En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto.
Y añadió: «Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa.»
Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

Palabra del Señor

 

 

 

Para el crecimiento espiritual de los miembros de Zdenac

 

Las lecturas del decimoquinto domingo del año nos hablan del plan de Dios con nosotros los humanos. Dios en Cristo quiere resucitarnos. Cristo que es el centro de todo.

 

A través de Cristo y su Espíritu Santo, nos convertimos en cristianos, miembros de su cuerpo, y recibimos nuestra nueva vida solo de él.

 

Jesús está presente en su Iglesia; está presente en su palabra. Revivamos en nosotros la conciencia de que somos los discípulos de Cristo.

 

Todos necesitamos aprender, constantemente, en la escuela de Cristo. La principal escuela de avance es la liturgia.

 

Miembros de Zdenac, la única regla de nuestras vidas es la ley de Dios inscrita profundamente en nuestra conciencia, dada y revelada en la Palabra de Dios. No es fácil en este mundo perseverar en la fidelidad a Dios. ¡Pero Jesús nos envía a este mundo!

 

Con Dios podemos todo. Envía a su Amós, un pastor, al territorio ajeno, pero la gente lo escucha; señala las injusticias sociales y los llama a la conversión. Manifiesta clara y abiertamente su misión profética, a la que es muy fiel, a pesar de que es peligrosa. Debemos abandonar nuestros pecados y volver a Dios, dice Amos - esa es la única posibilidad de salvación. También nos pide a cada uno de nosotros actuar con justicia hacia el prójimo y hacia Dios: con el corazón, el alma y el cuerpo, y no solo con la boca.

 

Aceptemos la Palabra de Dios, sus frutos son: el amor, la fidelidad, justicia y paz.

 

Y San Pablo habla de Cristo como el centro del mundo y del hombre. Él se esfuerza por establecer a los suyos y a nosotros en la fe y protegerlos / protegernos de los engaños.

 

No olvidemos que Cristo es la cabeza de toda la creación. Pablo nos explica cuál es el plan de Dios para nosotros los humanos: Dios nos ama y nos ha predestinado para sí mismo. Todos, cada hombre, todos estamos involucrados por nuestra fe. Por la fe recibimos al Espíritu Santo que ilumina los ojos de nuestro corazón.

 

El evangelio nos habla de la misión. Jesús envía a su pueblo a ser difusores de su verdad, los envía a la acción apostólica; les da la tarea, pero también la fuerza para oponerse al Mal.

 

Jesús es claro y les dice que no lleven nada con ellos. Jesús quiere que seamos sólo suyos, libres de todo lo terrenal, sin un cuidado especial por nosotros mismos, nuestra apariencia, nuestra ropa, comida, dinero. En primer lugar debemos tener la Palabra de Dios, la Palabra de Jesús. Nos enseña a no ser violentos.

 

Vivimos en un mundo que quiere estar a la altura de sus demandas y crear leyes que se adapten a él. Nosotros sabemos qué Ley es la correcta; proclamémosla a quienes deseen obedecerla. Nuestra Ley por la que queremos vivir es la ley de Dios, inscrita en lo profundo de nuestra conciencia, dada y revelada en la Palabra de Dios.

 

Es difícil, pero Jesús siempre está con nosotros animándonos, dándonos su fuerza y su poder. Nuestra fuerza y poder son la gracia de Dios recibida en los sacramentos, bendiciones y oraciones...

 

Miembros de Zdenac, crecemos constantemente en la fidelidad a Cristo. Dejemos que las buenas nuevas de Cristo arraiguen en nuestros corazones y nos transformen.

 N. M.


Para el crecimiento espiritual de los miembros de Zdenac

 

De la lectura que tenemos ante nosotros sobre el profeta Amós podemos discernir dos tipos de profetas: profetas por derecho humano (legales, con estatus por educación o herencia) y profetas por la extraordinaria intervención de Dios. Amos es ganadero y cultivador de higos silvestres. Dios se le aparece mientras cuida las ovejas y poda las higueras. No tiene conocimiento ni reconocimiento, no tiene prerrequisitos humanos para ser profeta. Es consciente de su inmadurez para la misión. Es modesto, claro, reconciliado con su profesión. Todo esto contribuye a su firme convicción y valor de que lo que profetiza ante el rey es el mensaje de Dios al rey y al pueblo. De esta conciencia, de ser llamado por Dios para dar un mensaje incómodo al rey, que debe ser justo y no explotar a los pobres (esto se ve en otras partes del libro de Amós), surge la perseverancia y el coraje del profeta para no temer al rey, que lo quiere mandar a otra tierra, Judá, para vivir y profetizar allí.

 

Amós resume en una frase el mensaje de Dios en su defensa ante el rey: Pero el Señor me tomó del rebaño y el Señor me dijo: "¡Ve y profetiza a mi pueblo Israel!" Ya no vive para el rebaño y los higos silvestres. Vive para profetizar. Todavía era ganadero y cultivaba higos y así subsistía. Su misión fue más allá de su interés. Estar ante los reyes de este mundo material, defender la justicia para los en peligro desde la concepción hasta la muerte es una vocación y una misión para todo cristiano. La vida humana en el embrión ahora está en peligro. Ser profetas es involucrarse en las acciones y asociaciones que se presentan ante el Consejo y el Gobierno y transmitir el mensaje de que cada embrión es el hijo deseado de Dios.

 

Querido Dios, en este profeta vemos nuestra vocación, la vocación laical y la misión que nos viene de Ti. Muchos de nosotros en el Pozo y en la Iglesia, no tenemos títulos o mandatos teológicos para actuar en Tu nombre. Tenemos Tu llamado y Tu misión de ser y actuar individual y colectivamente como profetas de Tu misericordia que abogan por la justicia, para los pobres que están en peligro por no nacer, otros que están amenazados por el materialismo y sus consecuencias en lo espiritual y en todos los demás esferas de la vida. Purifícanos de la inseguridad ante las autoridades estatales y eclesiásticas, fortalécenos en la confianza de Dios para perseverar en la fe de que en cada una de nuestras pequeñas y grandes actuaciones actúas Tú personalmente.

 

Ejercicio:

Decisión matutina: En una situación en la que la ley de Dios está comprometida - algunos de los Diez Mandamientos de Dios - habla claramente y en voz alta en el nombre de Dios, citando Su mandato o Su acción en circunstancias similares. Las situaciones son impredecibles: en casa, con la familia extendida, en el trabajo, salir con amigos, en el autobús, en la parroquia, en Zdenac.

 

Tengamos especial cuidado: en tu propio corazón y en situaciones en las que la tentación te empuje bajo el pretexto de la necesidad y las exigencias del tiempo presente a violar algunos de los mandamientos de Dios o permanecer sordo a la inspiración de Dios. Repítete los mandamientos de Dios y la acción de Amós.

 Hna. Ljilja Lončar

 

¿Ser Amos o mejor no?

Amos es ganadero y cultivador de higos silvestres. Probablemente un hombre sencillo, piadoso y temeroso de Dios. Un campesino corriente. Hasta que escuchó a Dios. Es un encuentro que todo creyente debería esperar. Escuchar la voz de Dios. Claro, poderoso. Habló con Dios!!!!

 

¿Quién querría estar en el lugar de Amos?

 

O si pensamos en la mujer samaritana. En medio de un día normal, se encuentra nada menos que con Dios. Él le cuenta su pasado y ella entiende todo en esa conversación. Ella va a la ciudad donde les hace una confesión aparentemente vergonzosa sobre su vida ("Me lo contó todo ..."). Pero ya no es vergonzoso. Algo así ya no importa. Solo es importante presenciar el encuentro y la Verdad con los demás. Su misión está por encima de la categorización humana de “lo haría - no lo haría”. “Me gusta, no me gusta”. “Me temo”. El profeta y el testigo están por encima de todo. Por eso no importa lo que digan los vecinos y los reyes.

 

¿Y con quién nos encontramos en la vida cotidiana? ¿Tiene Dios la oportunidad de venir y hablar en nuestros días? No le repitamos nuestras oraciones, deseos, peticiones, súplicas infantiles, sino que aprendamos a escucharle y descubramos nuestra misión. Ya sea cómodo o incómodo. Al conocerlo, todas esas categorizaciones humanas desaparecen. Todo lo que queda es la obediencia a la voluntad de Dios. Ella da a luz a la paz interior. Dios crea silencio en mí. El silencio en el que resuena tu voz. Una voz que luego impulsa mi voluntad.

 

Y al final, para todos nosotros - recordemos que antes del Evangelio decimos en la Misa: “Habla, Señor, tu siervo escucha. Tú tienes la palabra de la vida eterna ”. Entonces repitamos eso en nosotros mismos. Y la Voz hablará. O tal vez ya está hablando. Solo que nosotros aún no escuchamos...

Suzana

{lang hr}Kako bi vam omogućili bolje korisničko iskustvo, ova stranica pohranjuje kolačiće (cookies). Nastavkom pregledavanja stranice slažete se sa korištenjem kolačića.{/lang}{lang en}This site uses cookies. By continuing to browse the site you are agreeing to our use of cookies.{/lang}{lang es}Este sitio utiliza cookies. Al continuar navegar por el sitio, usted acepta el uso de cookies.{/lang}