XVI. Domingo Ordinario

Primera lectura

 

Lectura del libro de Jeremías (23,1-6):

Ay de los pastores que dispersan y dejan perecer las ovejas de mi rebaño –oráculo del Señor–.
Por eso, así dice el Señor, Dios de Israel: «A los pastores que pastorean mi pueblo: Vosotros dispersasteis mis ovejas, las expulsasteis, no las guardasteis; pues yo os tomaré cuentas, por la maldad de vuestras acciones –oráculo del Señor–. Yo mismo reuniré el resto de mis ovejas de todos los países adonde las expulsé, y las volveré a traer a sus dehesas, para que crezcan y se multipliquen. Les pondré pastores que las pastoreen; ya no temerán ni se espantarán, y ninguna se perderá –oráculo del Señor–. Mirad que llegan días –oráculo del Señor– en que suscitaré a David un vástago legítimo: reinará como rey prudente, hará justicia y derecho en la tierra. En sus días se salvará Judá, Israel habitará seguro. Y lo llamarán con este nombre: El-Señor-nuestra-justicia.»
Palabra de Dios.

 

 

Salmo

Sal 22
R/.
 El Señor es mi pastor, nada me falta

El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas. R/.

Me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan. R/.

Preparas una mesa ante mí,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa. R/.

Tu bondad y tu misericordia me acompañan
todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término. R/.

 

 

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios (2,13-18):

Ahora estáis en Cristo Jesús. Ahora, por la sangre de Cristo, estáis cerca los que antes estabais lejos. Él es nuestra paz. Él ha hecho de los dos pueblos una sola cosa, derribando con su carne el muro que los separaba: el odio. Él ha abolido la Ley con sus mandamientos y reglas, haciendo las paces, para crear con los dos, en él, un solo hombre nuevo. Reconcilió con Dios a los dos pueblos, uniéndolos en un solo cuerpo mediante la cruz, dando muerte, en él, al odio. Vino y trajo la noticia de la paz: paz a vosotros, los de lejos; paz también a los de cerca. Así, unos y otros, podemos acercarnos al Padre con un mismo Espíritu.
Palabra de Dios.

 

 

Evangelio

 

Lectura del santo evangelio según san Marcos (6,30-34):

En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado.
Él les dijo: «Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco.»
Porque eran tantos los que iban y venían que no encontraban tiempo ni para comer. Se fueron en barca a un sitio tranquilo y apartado. Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor; y se puso a enseñarles con calma.
Palabra del Señor.

 

 

Para el crecimiento espiritual de los miembros de Zdenac

 

Las lecturas de hoy nos hablan del trabajo humano, de los resultados del trabajo que trae la fatiga y de la necesidad de descansar.

 

¿Quién es el que más se preocupa por nosotros? Es Jesús; Él está constantemente al servicio de la gente, a nuestro servicio, como el Buen Pastor.

 

Jesús se preocupa por los suyos. Una vez se preocupó por los Doce cuando regresaban de su viaje misionero, y hoy se preocupa por nosotros. Especialmente por nosotros que estamos a Su servicio.

 

Y nosotros hoy, cuando proclamamos a Jesús - sea de palabra o de hecho - aunque estemos cansados, estamos felices y gozosos, y sabemos que sigue un descanso en Cristo y con Cristo.

 

Y Jesús muchas veces estaba cansado, necesitaba descansar. Pero a pesar de eso, estaba constantemente activo. Sigamos a Cristo, y que no nos sea difícil vivir para otro.

 

La actividad excesiva puede privar a la persona de la paz interior y luego no puede dar lo mejor de sí misma. Por eso es necesario el descanso, y el verdadero lugar de descanso es "donde Dios descansa".

 

Miembros de Zdenac, ¿dónde descansa Dios?

 

En la soledad - allí nos encontraremos con Él, y su oración nos traerá la paz y el descanso del alma y del cuerpo, y nos dará fuerzas para una nueva acción. En la soledad, en Dios, encontrarte a ti mismo, permanecer en la paz con Él, y eliminar todo lo que le desgarra el corazón a un hombre. ¡Escuchemos a Jesús!

 

Experimentemos el domingo como un día de descanso, un día de descanso en Dios, y con Dios en la Eucaristía.

 

En la primera lectura, el profeta Jeremías condena a los líderes de las naciones que son malos. Les transmite las palabras de Dios: “Dios le dice al pueblo que el mismo reunirá el “resto” escogido de su pueblo.” Él mismo será el pastor de sus ovejas. En este anuncio reconocemos al Buen Pastor realizado en Jesucristo.

 

En la Epístola de Pablo a los Efesios, Pablo reafirma que Cristo es el centro y el propósito del hombre redimido. Cristo en la cruz, con los brazos extendidos, abraza al mundo entero.

 

Miembros de Zdenac, sigamos el ejemplo, nosotros también abracemos al mundo entero con nuestras manos. Cristo hizo un milagro, reconcilió lo irreconciliable. Une a la gente, destruye toda la separación. Él da la paz.

 

Solo a través de Él podemos ser el Hombre Nuevo. Difundamos el evangelio, vivamos el evangelio, actuemos, seamos misericordiosos y enseñemos. Esa era la tarea de los discípulos, esa es nuestra tarea hoy.

 

Los discípulos encontraron el descanso en Jesús, y Él, aun cansado, no los deja. Sino los llama: "Venid a mí todos los que estáis cansados ​​y agobiados, y yo os haré descansar" (Mt 11, 28). “Si alguien tiene sed que venga a mí y que beba el que cree en mí.”  (Jn 7, 37-38).

 

También es una invitación para nosotros. Solo necesitamos escuchar y creer de verdad. Jesús se preocupa por nuestras vidas, por nuestra salud, por nuestro descanso. Jesús nos ofrece SU PAZ. Con su palabra quiere transmitirnos su luz, su optimismo y su plena confianza en el Padre. Él nos guía en nuestro camino, Él está delante de nosotros, Él nos guía, Él nos lleva a la meta.

 

Miembros de Zdenac, en todas las circunstancias de nuestra vida, descansemos en Jesús. Descansar en Jesús es sumergirse en uno mismo, es un momento de encuentro con Dios en el fondo de la propia alma.

 

Solo el descanso en Dios le da sentido a nuestro "correr". A través del descanso en Dios encontremos el sentido y limitemos nuestro andar.

N. M.

 

Para el crecimiento espiritual de los miembros de Zdenac

 

El Evangelio del domingo pasado nos describió a Jesús enviando a los apóstoles a ciudades y pueblos. Jesús dio instrucciones precisas a sus discípulos: qué ponerse, cómo comportarse, qué hacer con la gente en Su nombre, qué hacer cuando alguien no los recibe.

 

Este domingo el texto del evangelio nos describe el regreso de los discípulos del campo. Están cansados, agotados física y espiritualmente. Jesús los envía a la soledad, a un lugar apartado para descansar. Luego, el evangelio dice que había tanta gente que “iba y venía” y que los discípulos ni siquiera tenían tiempo para comer. Jesús fue con ellos en la barca. Tan pronto como partieron con la barca, la gente llegó por tierra al otro lado antes de ellos. Al ver lo perdida que estaba la gente, Jesús se compadeció de ellos; porque parecían ovejas sin pastor, sin orientación, seguridad ni pertenencia. Él, el buen Pastor, les enseña todo. Jesús enseña todo lo relacionado con la vida y el esfuerzo humanos. Esta enseñanza cumple la profecía de Jeremías de que Dios “pondrá pastores que los pastoreen” y los liberen del miedo y de la perdición. Conectándolo con el envío de los discípulos a ciudades y pueblos, estos pastores son Jesús y sus discípulos. Es importante notar la diferencia entre los pastores que no se preocupan por las ovejas y los pastores que están al servicio de las ovejas. También la decisión de Dios de recoger personalmente el resto de sus ovejas de todas las naciones. Él personalmente lo hace incluso hoy a través de sus misioneros. Con este espíritu, Pablo clama, escribiendo a los efesios: "Ahora, por la sangre de Cristo, estáis cerca los que antes estabais lejos". Continúa diciendo que la cercanía, la paz, la reconciliación, la unidad con Dios nacieron en la cruz de Cristo, matando en sí mismo la barrera que dividía al hombre en sí mismo y lo separaba de Dios.

 

Esta muerte es un evento histórico de Jesús de hace dos mil años. También es el evento salvador de Jesús en nuestra historia personal. Somos llamados y enviados a ser sus pastores que recogen sus ovejas y corderos para traerles la paz y la seguridad de parte de Dios. Ir a un lugar solitario para nosotros, los misioneros de Jesús, significa descansar de los eventos externos que nos agotan y agobian; navegar con Jesús en su barca y con los demás discípulos. Las vacaciones tienen múltiples propósitos: recuperarse espiritual y físicamente; examinar junto con Jesús y sus colegas, y conmigo mismo, cómo actuába(mos) yo/nosotros, si seguíamos las instrucciones de Jesús. ¿Le obedecimos en todo? Los frutos de la paz, la confianza y la seguridad en Dios, que la gente ha probado, y por las que nos vuelve a buscar, son la señal de que hemos sido buenos canales por los que ha obrado el Espíritu Santo. Los que se alejaron de Dios y del prójimo, por el anuncio y el ejemplo de las Misioneras de la Misericordia, se acercaron a Dios y a la gente. Han comenzado el camino del seguimiento de Cristo, que los libera de todo temor y perdición en este mundo materializado y alienado.

 

Jesucristo, te entrego todas las barreras que crean enemistad entre Tú y yo, entre los miembros de Zdenac y yo, entre otras personas y yo. Destrúyalos con el poder de tu Espíritu, para que juntos tengamos acceso al Padre.

Hna. Ljilja Lončar

{lang hr}Kako bi vam omogućili bolje korisničko iskustvo, ova stranica pohranjuje kolačiće (cookies). Nastavkom pregledavanja stranice slažete se sa korištenjem kolačića.{/lang}{lang en}This site uses cookies. By continuing to browse the site you are agreeing to our use of cookies.{/lang}{lang es}Este sitio utiliza cookies. Al continuar navegar por el sitio, usted acepta el uso de cookies.{/lang}