Testimonios de las Misiones

MEDITACIONES BÍBLICAS

  • XXVI. Domingo Ordinario

    Padre Celestial, abre los ojos de nuestro corazón para que distingamos la sabiduría terrenal de la sabiduría celestial. Para que nos compromentamos contigo y te sirvamos en los pequeños, amemos en los despreciados de este mundo. Calma la tormenta de nuestra codicia. Limpia nuestro deseo subconsciente para el reconocimiento que nosotros más nos estamos sacrificando por Ti y el deseo de ser considerados como los Primeros en Zdenac

    in Meditaciones bíblicas

{lang hr}Kako bi vam omogućili bolje korisničko iskustvo, ova stranica pohranjuje kolačiće (cookies). Nastavkom pregledavanja stranice slažete se sa korištenjem kolačića.{/lang}{lang en}This site uses cookies. By continuing to browse the site you are agreeing to our use of cookies.{/lang}{lang es}Este sitio utiliza cookies. Al continuar navegar por el sitio, usted acepta el uso de cookies.{/lang}