Navidad en lo de Vera

Como parte de nuestra visión y misión, hacemos lo que hizo Jesús, ya que Él nació y se encarnó en un establo abandonado lleno de animales, alejado de las personas, en pobres condiciones y así nos dio la misión de ir a las personas que se encuentran solas y que no tienen familia. 

La señora Vera vive en Donja Brckovčina, cerca de la ciudad de Križevci, en Croacia, y hace dos años que no tiene electricidad ni agua.

Katarina, su vecina, junto a las demás personas del barrio, se lanzaron a una iniciativa. Además de esto, informaron al programa „Certificado“ de la televisión croata, los que han realizado un programa sobre este hecho. No hubo una gran respuesta a excepción de los vecinos de Vera, que juntaron parte del dinero para gestionar la conexión de la electricidad. Uno de los vecinos había prometido una heladera de regalo para cuando hicieran la conexión.

Le agradecemos a su vecina Katarina por la ayuda y el apoyo constante hacia la señora Vera. Dios quiera que  continúe siendo su ángel de la guarda.

Nuestra intervención para brindarle ayuda y para darle una bendecida Navidad, ha sido a pedido de fray Ante Kazoti.

Además, una de las integrantes de Zdenac, Snježana, que vive allí cerca, en la ciudad de Koprivnica, había ido a visitar a la señora Vera para anotar sus necesidades. Muy pronto nos convencimos de las condiciones inhumanas en las que ella estaba viviendo.

La casita en la que vive es un establo que ha sido reconvertido como vivienda y el cual necesitaba una  reforma (no tenía electricidad, agua, sin un sanitario adecuado, con las paredes negras), una casa llena de un montón de cosas y que no sirven de mucho. No se había limpiado por diez años, y allí dentro vivían dos gatos, los que esparcían sus heces por toda la casa. Un hecho muy impactante que nos impulsó, además de conectar la electricidad (con parte de los fondos ya recaudados), a no quedarnos solamente en esto sino a ampliar la ayuda y darle un mejor arreglo a su hogar, con el fin de qe reciba la Navidad dignamente.

Al frente de este proyecto de Zdenac estuvo Snježana Tišljarić de Koprivnica, en colaboración con fray Ante Kazoti.

Todo lo que nuestra integrante había anotado como necesario lo hemos comprado, siendo que el sábado 12 de diciembre de 2020 viajamos hasta la casa de la señora Vera.

Dos días antes, Snježana llevó a la señora Vera al centro de la ciudad para que elija el recubrimiento para los pisos, un mantel y ropa para ella. Estaba muy feliz por el hecho de poder elegir. Además de eso, ella quería que su habitación sea de color azul.

La familia Zajec donó la ropa de cama y un televisor. Fray Ante junto a otras personas donaron un armario nuevo, una mesa y sillas, un receptor de tv digital, el cableado, cortinas, un reloj de pared, ropa, un mantel, calzado, pintura para las paredes, rodillos, revestimiento para el piso para todas las habitaciones y artículos de limpieza.

Aquel sábado, el trabajo lo realizamos en diez horas. Diez horas de trabajo muy intenso. Mientras trabajábamos, la señora Vera se fue a lo de una vecina. Con una buena predisposición y confianza hacia nosotros, nos dijo estas palabras: „Vosotros sabéis que es lo mejor, y así se hará. Me iré a lo de Katarina para no molestarlos“.

El agua la íbamos trayendo del vecino. Ya era de noche y nuestro trabajo ya estaba terminado. Como todavía no teníamos electricidad, los trabajos los terminamos a la luz de faroles y de nuestros celulares.

La humilde casita de la señora Vera ya estaba convertida en un cálido y bello hogar.

Las paredes de la cocina de color durazno, el color negro de las paredes ya formaban parte del pasado, el horno a leña brillaba, sin rastros de polvo y carbón. La mesa cubierta con un blanco mantel hermoso, junto a dos sillas blancas y dos banquitos. La sala de estar y su habitación del color del cielo azul.

La vitrina experimentó una transformación, había brillado en ese espacio como aquel patito feo. Un pequeño banquito en el medio de la sala, una mesita con un ramo de flores y las cortinas. Todo aquello le daba un toque de belleza al lugar.

También colgamos un par de cuadros en los clavitos que habían sido puestos hace un tiempo atrás. Había también un armario muy grande que no llegamos a ordenar. Eso se lo dejamos a fray Ante, que gustosamente se ofreció a limpiarlo hasta el miércoles.

„Me han comprado un nuevo inodoro?“, dijo la señora Vera sin reconocerlo.

Cansados pero felices, contentos y colmados de alegría, por el hecho de haberle ayudado a la señora Vera, preparando su pequeño hogar para la venida del Niño Dios, nos encaminamos hacia nuestras casas (la hermana Lilia, fray Ante, Snježana, Štefica y Nives).

Como parte de nuestra visión y misión, hacemos lo que hizo Jesús, ya que Él nació y se encarnó en un establo abandonado lleno de animales, alejado de las personas, en pobres condiciones y así nos dio la misión de ir a las personas que se encuentran solas y que no tienen familia.

"Impulsemos olas de solidaridad en Zdenac. Seamos los iniciadores de la misericordia y solidaridad a imitación de Dios, para derramarnos sobre aquellos que todavía no pertenecen a Zdenac y desean dar misericordia a los abandonados". (Hermana Lilia)

N.M.

{lang hr}Kako bi vam omogućili bolje korisničko iskustvo, ova stranica pohranjuje kolačiće (cookies). Nastavkom pregledavanja stranice slažete se sa korištenjem kolačića.{/lang}{lang en}This site uses cookies. By continuing to browse the site you are agreeing to our use of cookies.{/lang}{lang es}Este sitio utiliza cookies. Al continuar navegar por el sitio, usted acepta el uso de cookies.{/lang}